24 agosto 2010

Formacion Profesional para el autoempleo

Los chicos son más favorables al autoempleo que las chicas, según la ULL. Sobretodo aquellos que han hecho FP de grado superior.


Un estudio de la Universidad de La Laguna revela que los chicos tienen una actitud más favorable al autoempleo que las chicas, y señala que el 43 por ciento de los jóvenes canarios retrasa conscientemente su emancipación. Así se indica en el estudio "Expectativas de los jóvenes hacia el trabajo y la emprendeduría" que ha editado el Servicio de Publicaciones de la Universidad de La Laguna y ha realizado un grupo de investigadores coordinado por Olga González, profesora del departamento de Economía de las Instituciones, Estadística Económica y Econometría de la institución académica.

Los resultados obtenidos demuestran, según los autores, que la mayor vocación empresarial se localiza en los hombres de mayor edad, que disponen de ciclo superior de formación profesional, cuentan con contrato temporal, tienen un menor nivel de ingresos y que son trabajadores en empresas de pequeño tamaño, informa la Universidad en un comunicado.

Asimismo, en el capítulo dedicado a la influencia de las escuelas públicas y privadas en las expectativas de los jóvenes hacia el trabajo y la emprendeduría, se plantea la hipótesis de que el tipo de centro educativo (público o privado) y el tipo de cursos en el que están matriculados los alumnos (bachillerato o formación profesional) condicionan la elección de estudios posteriores, la actitud hacia el mundo laboral y la probabilidad de que el alumno se plantee el trabajo por cuenta propia como una opción profesional.

Entre las conclusiones cabe destacar que los alumnos de cursos FP parecen estar más cercanos a la realidad laboral.

Según las conclusiones del estudio sobre la relación entre la educación y el empleo en la emancipación juvenil, el 43 por ciento de los jóvenes canarios retrasan conscientemente su emancipación, por motivos de estudios o formación, aunque también porque su precariedad laboral no les permite emanciparse.

El segundo grupo mayoritario entre la juventud de las islas (28 por ciento) son jóvenes con trayectorias en precariedad más o menos continuada, que proceden de clase medio baja o baja, cuya precariedad formativa, laboral y vital se hace crónica por diversos motivos e itinerarios personales.

Los grupos minoritarios los constituyen aquellos emancipados exitosamente, con edad temprana y cierta cualificación -un 8 por ciento- y quienes tienen trayectorias desestructuradas (9 por ciento), estos últimos en riesgo de exclusión social, si no están ya en ella.

Según reseña la coordinadora del proyecto, la realización de los trabajos reunidos en este volumen responde al deseo de contribuir a la elaboración de políticas orientadas a fomentar el espíritu emprendedor en la enseñanza y a poner de relieve la influencia de la educación posterior a la ESO y del entorno en el papel que posteriormente desempeñarán los jóvenes en la vida activa y las posibilidades que la universidad brinda a profesores y alumnos en este sentido.

No hay comentarios: