02 marzo 2015

Miles de titulados universitarios se pasan a FP: "Hemos estudiado mucho y ahora no sirve de nada"

Hugo Uría es uno más entre miles. Tras acabar dos grados universitarios -como Maestro de Educación Primaria y Maestro de Educación Especial-, este asturiano de 26 años se vio convertido en 2012 en un ni-ni. Había acabado dos carreras, pero el panorama desolador de la crisis le impedía acceder al mundo laboral. Así que optó por seguir formándose, pero dando un giro de 180 grados a su trayectoria: se matriculó en una Formación Profesional (FP) de grado medio llamada Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería.
No es el único titulado universitario que, viendo un horizonte laboral tan oscuro como lejano, decide poner punto y aparte a su formación y pasarse a la FP, ya sea de grado medio o superior. Hacer un recuento estatal de cuántas personas han elegido esa opción es prácticamente imposible, pero varios datos permiten hacerse una idea: El Correo publicó recientemente un reportaje en el que hablaba de 2.000 universitarios sólo en el País Vasco y La Voz de Galicia lo cifró en más de mil en esa otra región.


La FP está experimentando, de hecho, un repunte de alumnos muy importante en los últimos años. 334.055 se matricularon el año pasado en un módulo de FP media, frente a los 236.489 del curso 2007-08 (un 41% más). El aumento es similar en el grado superior: 314.380 el curso anterior y 222.933 en 2007 (un 37% más). La edad media del alumnado también ha aumentado: el 44% de los matriculados en la FP básica tienen más de 20 años.
"HARÍA FP SIN DUDARLO"
“Cuando hice la carrera, pensaba que las empresas valorarían tener un título universitario, pero con el tiempo compruebo que no es así”, se lamenta Hugo, quien asegura que no ha parado de buscar trabajo como maestro pero “sin suerte”. Ahora admite que si pudiese dar marcha atrás en el tiempo no iría a la Universidad. “Haría FP sin dudarlo. Si a los 18 años la hubiera realizado, muy posiblemente estaría trabajando en alguna residencia, en ayuda a domicilio o en la bolsa del Servicio de Salud del Principado de Asturias con méritos para entrar a trabajar en el hospital”, dice convencido.
Pese a todo, todos los informes de organismos nacionales e internacionales reflejan que cuanto mayor es el nivel de estudios, menor es la tasa de paro. Pero… el último informe de la OCDE también señala que la tasa de paro de los españoles con estudios superiores (14%) casi triplica la media de los países que pertenecen a ese organismo (5%). En otras palabras: los estudios superiores en España no protegen tanto del desempleo como en otros países.
Con ese panorama, muchos titulados universitarios se tienen que buscar la vida, espoleados por otro dato: las estimaciones del Gobierno para 2020 indican que, para ese año, el 50% de los trabajos disponibles requerirán un nivel medio de cualificación, frente a un 35% de titulación superior. Una generación entera se siente engañada. “A nosotros se nos vendió que la FP era para los que no servían para estudiar, y si tú valías mínimamente tenías que hacer una carrera. A mí me lo dijeron no sólo en mi casa, sino en todo en el ámbito social en el que me movía”. Quien habla es Silvia Martín, licenciada en periodismo de 39 años que está cursando desde octubre el módulo de técnico superior de educación infantil.
De lo suyo veía imposible encontrar trabajo y lleva desde noviembre de 2013 en paro. Así que se puso manos a la obra para reciclarse. Dice que optó por un módulo, y no por la carrera, porque cree que si le sale un trabajo será más fácil compatibilizarlo y porque el grado dura “el doble de años y es el quíntuple más caro”.
"QUIZÁ CON UN MÓDULO..."

“En el instituto me dijeron: ‘Si no vales para estudiar, te metes a FP. Si no, estudia una carrera, porque sin una carrera no vas a ser nada”, recuerda. Ahora afirma que si volviese a tener 18 años optaría “clarísimamente” por la FP. “Quizá con un módulo de comunicación audiovisual tendría una formación más práctica que me hubiese permitido seguir trabajando, porque la carrera era la antítesis de las prácticas”, subraya.
Esa es, precisamente, una de las principales quejas de los universitarios: la facultad da muchos conocimientos teóricos, pero cojea completamente en la parte práctica. Hugo Uría no duda en afirmar que la FP prepara mucho mejor para el mundo laboral. “El sistema universitario debería cambiar y formar con una parte práctica mucho más amplia y donde te puedan enseñar herramientas básicas para encontrar un empleo”. Por ejemplo, dice, se debería enseñar a “manejar documentos burocráticos como la nómina, las indemnizaciones, páginas webs de empleo relacionado con la carrera….”
No es el único que lo cree. La consultora Mckinsey señala los grandes problemas del sistema universitario español y uno de ellos es que los estudiantes finalizan las carreras sin recibir nociones sobre cómo dar pasos sencillos de inserción laboral y sin información sobre las perspectivas de empleo y salarios. Observa también un exceso de teoría y falta de prácticas.
UNA REFORMA DE LA UNIVERSIDAD
En ese sentido, Silvia Martín señala que hace falta “una reforma de la universidad con cabeza” porque, dice, quizá se estén formando a muchos más universitarios de los que el mercado laboral es capaz de absorber. Y rechaza la crítica que mucha gente hace a los universitarios: el tan escuchado comentario de “por tener una carrera ya se cree que tiene que tener un trabajo”.
“Yo no exijo tener un trabajo por tener un título. Yo quiero un trabajo que me permita vivir y mantener a mi familia. He trabajado como administrativa y trabajaría como jardinera si eso me permitiera vivir. Pero una generación entera nos hemos visto abocados a pasar muchísimo tiempo estudiando para que ahora no nos sirva para nada”, se queja.
Tampoco Álvaro Alonso, gaditano de 24 años, acepta el argumento de la ‘titulitis’. Él terminó periodismo y ahora se ha formado como soldador. “Para un Máster necesitas una media de 7 para tener una beca y, como en mi familia no hay ningún ingreso, la única opción que tuve fue hacer esto”, explica, a la vez que subraya que su situación será cada vez más habitual cuando se empiece a aplicar la reforma universitaria aprobada recientemente por el Gobierno. El llamado 3+2 con el que hacer un Máster va a ser poco menos que indispensable.
TRES CV
“El tema de la titulitis se hace muchas veces con una intención por parte del Gobierno. Lo que quieren es que la gente estudie lo mínimo posible para largarnos a la calle cuanto antes”, se queja. Además, destaca que él tampoco está encontrando empleo como soldador. “Se intenta decir que si tienes una FP encuentras trabajo fácil, pero no es la realidad. El problema es que se recorta en formación y a los jóvenes nos conducen a no tener ninguna salida laboral”.
Él, de momento, ha elaborado tres currículums diferentes: uno para buscar trabajo como periodista, otro como soldador y un tercero “estándar” para bares, hoteles.. “Y, si puedo, seguiré formándome para probar suerte en otro sector”, avisa. Luchando para capear el temporal.

Artículo publicado en huffingtonpost.es

No hay comentarios: